15/7/08

Diferents usos de la Marihuana

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

Marihuana con prospecto”
Font: Cambio 16. 21 d’abril de 2008.
Descarrega’t el pdf clicant aquí.

El Sativex, un medicamento derivado del cannabis, podrá ser recteado para atenuar las náuseas y vómitos tras la quimioterapia en mujeres con cáncer de mama después de que un estudio del Departamento de Salud de la Generalitat haya demostrado su eficacia.

Continúa siendo objeto de polémica desde determinados sectores. Sin embargo, el uso terapéutico de la marihuana ha dado un paso más gracias a los resultados del último estudio, pionero a nivel mundial, presentado la pasada semana por el Departamento de Salud de la Generalitat catalana —al frente del cual se encuentra su consellera, Marina Geli— y que han probado la eficacia de Sativex. Un medicamento derivado del cannabis — autorizado ya en Canadá contra el dolor neuropático en pacientes con esclerosis múltiple— que podrá ser recetado en toda España, siempre por la vía del uso compasivo, a mujeres con cáncer de mama para atenuar las náuseas y los vómitos provocados por el tratamiento de quimioterapia, una vez descartados otros fármacos.


“Los clubes de la maría”
Font: Interviu. 12 de maig de 2008.
Descarrega’t el pdf clicant aquí 
Descarrega’t el link original de la Revista Interviu

Han nacido en España, pero el ejemplo se extiende por Europa: son los Cannabis Social Clubs. Fumadores de marihuana por placer y enfermos que la usan con fines terapéuticos se unen legalmente, pagan cuotas, hacen cultivos colectivos y se reparten la marihuana mensualmente.

A las seis de la tarde, junto al bilbaíno mercado de la Ribera, señoras con la compra van y vienen. Begoña tiene 82 años. Sube hasta el primer piso y llama al timbre de una puerta sin distintivos. Allí la recibe Martín, un joven treintañero nada sospechoso. “Vengo a buscar la bolsita de mi hija Soraya”, comenta la mujer. Tiene que esperar, delante hay una empleada de banca y un universitario. Martín coloca cogollitos de maría en una pesa digital hasta llegar a los 10 gramos. Begoña guarda la bolsita, paga 35 euros y se marcha tan contenta. Coge el autobús hasta la nueva barriada de Miribilla, sube a casa de su hija y le entrega la mercancía.

Tags de l'article:

Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials: