12/1/09

El año de los 560 muertos menos

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

 
Descarrega’t l’infogràfic
clicant damunt la imatge

Font: El País. 12 de gener de 2009.
Descarrega’t la notícia original clicant aquí.

Pisar el acelerador de la prevención para que lo conseguido hasta ahora no acabe en la cuneta, con un repunte de la mortalidad vial. “Según vas avanzando, los márgenes de actuación se van estrechando, pero el carné por puntos y el Código Penal aún no han agotado su efecto positivo y todavía les queda recorrido”, explicó ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al presentar el balance de seguridad vial de 2008, que arroja una realidad con doble cara: se han contabilizado 560 muertes menos que en 2007 (un descenso del 20,4%), pero 2.181 personas han perdido la vida en las carreteras españolas (no incluye zona urbana).

Habría que retroceder hasta 1964 para encontrar una cifra más baja (1.997 fallecidos). Un año en el que el parque de vehículos no llegaba a dos millones, muy lejos de los 31 actuales. La tasa de muertos por millón de vehículos era entonces de 1.000, y hoy se sitúa en 70. El objetivo del Gobierno era reducir un 40% los fallecidos en siniestros de circulación hasta 2008. En sólo cinco años, se ha superado esa marca con creces, porque desde 2003 ese descenso ha llegado al 46%, lo que supone 1.848 muertes que se han evitado sobre el asfalto.

Las estadísticas de Tráfico -que achacan una parte sustancial del descenso al cambio de los hábitos al volante de los españoles- reflejan datos muy significativos. Por ejemplo, los fallecidos en accidente de moto han descendido en los últimos 12 meses un 27,7%, lo que supone 117 muertos menos que en 2007. Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los jóvenes. En esa franja de edad (entre 15 y 34 años) se ha producido una reducción de los fallecidos del 52% desde 2003. Mientras, el grupo de conductores de entre 45 y 54 años es el que peores resultados presenta, con el descenso más moderado, que aún así alcanza el 37,8% en cinco años.

El ministro del Interior explicó ayer que existen datos que reflejan el cambio de comportamiento de los conductores, pero que al mismo tiempo también indican que queda mucho trayecto por recorrer. Uno de ellos es el descenso del porcentaje de positivos en las pruebas de alcoholemia, que ha pasado del 4,2% al 1,9% desde 2003; o que el número de vehículos pillados a más de 140 por hora haya bajado desde 2005 del 6,8% al 0,8%. Rubalcaba se mostró sorprendido porque aún haya un 22% de fallecidos en accidente que no lleve puesto el cinturón, uno de cada cinco. Hace cinco años el porcentaje era del 34%. También subrayó que se va a trabajar en determinadas situaciones y perfiles de riesgo, como las distracciones al volante o un mayor control en determinadas zonas geográficas (fundamentalmente el sur de España) para que todos los conductores de motocicleta lleven puesto el casco.

Cientos de miles de conductores españoles han experimentado ya en carne propia alguna de las medidas estrella puestas en marcha en los últimos dos años y medio. Con el nuevo permiso, que echó a andar en julio de 2006, un millón y medio de personas han perdido ya algún punto. Pero aquí aparece un dato inquietante: 14.000 conductores han perdido el permiso al agotar su saldo, pero sólo 900 han vuelto examinarse y lo han recuperado. Cabe pensar que muchos de ellos estén esperando los seis meses preceptivos para asistir al curso de reciclaje y acceder al examen, pero también que un nutrido grupo esté conduciendo pese a la retirada temporal del permiso. Por ejemplo, ayer se conoció que los Mossos d’Esquadra denunciaron el sábado a un taxista que adelantó a una patrulla policial a 180 kilómetros por hora en una zona de la A-2 limitada a 80. Cuando detuvieron el vehículo comprobaron que el conductor había perdido la vigencia del carné al haber agotado todos los puntos.

De hecho, desde mayo de 2008, cuando entró en vigor la reforma que considera delito conducir con el carné retirado o sin haberlo obtenido nunca, han sido puestas a disposición judicial 5.771 personas. Además de éstas, otras 15.702 fueron condenadas por superar con creces la tasa de alcohol permitida, y 285 por exceso de velocidad. Desde que se puso en marcha el centro de multas de León, adonde llegan todas las denuncias de los radares fijos, se han tramitado 1.220.000 multas y el tiempo de notificación ha caído en picado: de 50 a 12 días.

La mortalidad sobre el asfalto se redujo en 2008 en todas las comunidades autónomas, pero las bajadas más acusadas se registraron en Cantabria (40,6%), Canarias (38,9%) y Madrid (33,1%).

Tags de l'article:

Etiquetes: ,
Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials:
blog comments powered by Disqus