18/5/12

“Hay que aplicar al cannabis el modelo de la ley del tabaco”

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

Font: La Contra. La Vanguardia.
Accedeix a l’enllaç original clicant aquí.

Frederik Polak, consultor del departamento de drogas del Servicio Público de Amsterdam (i psiquiatre)

Marihuana en el ojal
Esto no es Amsterdam, pero afición al cannabis la hay. Por eso Barcelona ha sido la ciudad escogida por Ben Dronkers, industrial del cannabis y el cáñamo, para abrir el Hemp Gallery Museum en el espléndido Palau Mornau (siglos XVI-XVII): un museo dedicado al cannabis como el que fundó en Amsterdam en 1985, y donde se han otorgado los premios Cannabis Culture. Uno de los premiados ha sido Polak, que se ha convertido en una de las voces más autorizadas en el debate sobre política de drogas en los Países Bajos, y que me explica, con su hoja de marihuana en el ojal, cómo lo resolvió con sus hijos adolescentes: podían fumar si al día siguiente no había cole. A los 30 lo dejaron.

¿La momia de los Alpes?
Esa. Vivió hace 5300 años y estaba enterrada con un saquito de marihuana.
Pillina la momia.
El cáñamo ha acompañado la historia del ser humano en todo el mundo. El cannabis fue una de las primeras plantas en ser domesticadas hace unos 10.000 años y ha ido pasando de civilización en civilización. Su uso es rico y fue muy apreciado.
Se hacían telas con el cáñamo.
Sí, velas para barcos, telas para pintar y los primeros tejanos Levi Strauss. Y también papel: la Constitución norteamericana está escrita en papel de cáñamo, je, je.
Y cuerda, aceite para lámparas…
¿Y sabía que Henry Ford para demostrar el gran potencial de los recursos sostenibles combinados con tecnología innovadora, hizo una carrocería construida con un 70% de fibras de cáñamo?
Un visionario.
Incluso se libraron guerras por el cáñamo. En el siglo XVIII Rusia era el productor europeo más importante de cáñamo. Napoleón la invadió para tener acceso a sus suministros de cáñamo, su fracaso estrepitoso fue el principio de su fin.
Ahora la batalla es otra.
Un gobierno tendría que tener muy buenas razones para prohibir el consumo de marihuana, y no las hay.
Bueno, hace agujeros en el cerebro.
El razonamiento en el cual se basa la prohibición: que sólo la prohibición puede proporcionar protección contra el riesgo para la salud de las drogas, es un error histórico demostrado. Precisamente el riesgo para la salud es lo que hace necesaria una regulación gubernamental.
¿El efecto de prohibir no es positivo?
Desde que en 1961 se empezó a prohibir todo tipo de drogas, y el consumo siguió aumentando. Actualmente, en los países desarrollados, el uso se ha estabilizado, pero el dinero va a organizaciones criminales y se invierte en guerras civiles.
¿Qué dicen los políticos?
El año pasado un grupo de destacadas personalidades, entre ellos el ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter, el exsecretario de la ONU, Kofi Annan, y el empresario Richard Branson, declararon que “la guerra mundial contra las drogas es un completo fracaso”.
En el siglo XIX se consumía en los salones, ¿qué ocurrió?
Un poderoso lobby de industriales del nailon y el papel, para los que el cáñamo era un gran competidor, promovieron una ley de impuestos sobre la marihuana. Mediante la Marijuana Tax Act (1937) se aplicaron elevados impuestos sobre el comercio del cáñamo medicinal e industrial y el consumo y posesión recreativa de cannabis.
¿Cómo regular el consumo?
Yo defiendo aplicar al cannabis el modelo de ley que tenemos para el tabaco. Un mercado pasivo, sin ningún tipo de publicidad, precios fijos y mucha información. Pero cada país debería decidir según su cultura. La ley que regula el alcohol es diferente entre Suecia, Francia y Holanda, y somos países cercanos. Y recordemos el desastre que produjo la ley seca.
El ciudadano debería poder opinar.
Sí, porque hay que tener en cuenta que los efectos de la prohibición dañan a la sociedad: mucho dinero se pierde en el mercado negro, la gente se enriquece sin pagar impuestos, los problemas de dinero en el mercado negro sólo se arreglan con violencia; por eso es mejor regular.
¿No se dispararía el consumo?
Ese es el gran temor, pero esta probado que la prohibición no ha disminuido el consumo. Cuando arrancaron los coffeeshops en Holanda el consumo de cannabis aumentó un poco pero se ha mantenido.
¿Hay estadísticas?
Sí, y las cifras de consumo en Europa demuestran que la mayoría de gente hace un uso controlado. En países donde la ley es más dura consumen lo mismo que en los países más permisivos. El consumo de cannabis en Holanda, donde esta tolerado, es menor que en Inglaterra, Francia y EE.UU., países donde la política contra la droga es mucho más dura.
Deme más argumentos.
La gente que compra en el mercado negro no sabe qué productos químicos se han utilizado en la plantación, y eso también se puede regular. Además, no estamos hablando de una droga nueva, sino de algo que la humanidad ha consumido siempre.
Se teme sobre todo por los adolescentes.
Mucha gente piensa que la mano dura con el consumo lo reduce, pero no es cierto. En Holanda el consumo de cannabis en jóvenes de 16 años es mínimo, a los 20 sube, pero muchos jóvenes consumen y después lo dejan, no continúan aumentando el consumo ni pasan a drogas más duras. Y pienso que es así en muchos países desarrollados.
Usted es psiquiatra, ¿cuál es la relación entre cannabis y esquizofrenia?
En personas con tendencia a la esquizofrenia consumir cannabis puede despertarles la enfermedad. En Holanda hay una cifra alta de esquizofrenia, enfermedad que suele manifestarse a los 20 años, pero no ha aumentado en 40 años, aunque sí el uso del cannabis. Aun así, los argumentos en contra del consumo sólo hacen que ratificarme la necesidad de una normativa.
Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials:
  • Toni Segarra

     He leído tu entrevista, Frederik.
    Gracias por las informaciones.
    Solamente quiero decir, que la droga es algo que genera peligro. No por la droga en sí, que es como el alcohol, sino porque las personas que las toman en su mayoría tienen un comportamiento temerario. Porque al ser ilegal el efecto se incrementa al llevar la carga y la tensión de que te puede detener la policía. Y esa misma ilegalidad hace que las personas más audaces y desinhibidas sean las que las suelen consumir.

    Respecto al problema de la crisis, quiero decirte, que una de las soluciones para que se arregle la economía sería que el gobierno sacara el dinero de los ricos y poderosos. ¿Lo hará? No lo hará, porque el gobierno está al servicio de los ricos y poderosos. Por lo que esta crisis, como la anterior, como todas, la tienen que pagar los pobres. Solamente está por ver si los pobres aceptan el agravio que es solucionar la crisis en contra de ellos. Si no lo aceptan, ya sabemos que habrá revueltas y violencias, como ya sabemos que otras veces ha pasado. En tus manos también está el que no se digan mentiras y falsedades -que se dicen muchas- y atenerse a la realidad. ¿Cuándo decimos qué todos somos iguales ante la ley, es esto verdad? No lo es. Esto es una ilusión, una mentira, pues hay castas, no somos verdaderos, vivimos del engaño para sacar favores y beneficios. ¿Te das cuenta dónde estamos? Cuantas más mentiras y falsedades, más irritabilidad, más odio e ira contra los ricos y poderosos.
    ¿No has captado de qué se trata? Ahora te lo explico: habiendo visto que no hay ninguna solución para hacerlo todos a la vez, al mismo tiempo, que cada cual haga suya la solución. Así que, si uno no quiere corrupción que él no lo sea, que no quiere robos ni hurtos que él no los haga, que no quiere la anarquía y el desorden, que sea cuidadoso y diligente. Y así con todo.
    Ya tenemos claro que ningún gobierno, mientras no cambie el paradigma de corrupción  e inmoralidad, van a poder solucionar nuestros problema. Entonces, ¿qué hay que hacer? Cada uno que haga la revolución que quisiera que hicieran los otros, los demás. Esto es todo.

    Te envío este texto que habla sobre la violencia.
    Con afecto y con cariño.
    Hay algo que creo que estarás de acuerdo: hay infinitas maneras y posibilidades de negar la guerra -la violencia, la brutalidad, la crueldad, etc.-, pero hay también infinitas maneras y posibilidades de aprobar y afirmar la guerra. Por tanto, cada uno que haga lo que quiera, que haga lo que tenga que hacer.
    Porque, si yo te impongo mi criterio empezará el conflicto y la contienda, después la violencia y la matanza de la guerra. Y, si tú me impones tu criterio, seguramente pasará lo mismo: habrá división y conflicto, violencia y guerra.
    Es un poco como el fuego, cuando empieza se puede apagar y sofocar con facilidad, pero cuando se expande y engrandece no hay nada que lo puede controlar ni apagar. En el caso de los conflictos, la violencia y la guerra, sucede lo mismo: sólo el que vence lo hace porque el otro ya se le ha extinguido su fuerza, su odio y sed de destruir al que cree que es su enemigo. Y aunque pierda tiene el mismo paradigma del vencedor: ganar como sea y a costa de lo que sea.
    Por eso, cuando dicen que un bando es muy asesino, también deberían referirse al de ellos que hacen lo mismo. Y si no lo hacen es porque no pueden, alguien más poderoso se lo impide, o el miedo y la vergüenza por sus prejuicios o la moral. Por eso, los nazis y otros hicieron lo que quisieron, porque no tenían miedo a nadie en el mundo, ni a su propia moral. Pues, ellos habían inventado y adoptado una nueva moral y paradigma. Pero, básicamente son lo mismo que los otros, ya sean perdedores o vencedores.
    Por eso, una persona a la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si los nazis hubieran ganado? Contestó: “No hubiera pasado nada, hubiera sido otro imperio” Es decir, hubieran presentado la historia de todo lo que sucedió e hicieron de manera que fuera aceptable, como lo hacen todos los vencedores, por crueles y asesinos que sean.
    Por eso, todo el problema es de cada cual. Mi problema es lo que yo hago con mi vida, y tú lo que haces con tu vida. Escudarse y justificarse en los demás, en la autoridad, en la religión organizada, en las opiniones de los demás, es algo tan banal y superficial que no soluciona los problemas, nuestro problema. Porque, todo lo que te diga yo, tú lo tienes que saber porque somos básicamente iguales psicológicamente. Entonces si yo te digo o cuento una mentira o falsedad, tú lo tienes que saber. Y si es en verdad algo negativo, descartarlo radicalmente. Todo lo demás, lo que hagan los otros no tiene importancia, porque nosotros no podemos hacer nada para detenerlos ni cambiarlos. Sólo tenemos una manera para influir en la sociedad, en el mundo, y es la manera cómo vivimos.
    http://tsegarsigmailcom.blogspot.com Si tienes problemas con ese enlace para acceder al blog, puedes entrar a mi portal poniendo en el buscador “La verdad, es libertad”. O también por “Toni Segarra” viendo que coincida el enlace, que lo acompaña, con el que ya te he puesto.
    Twitter: Mussol

  • rachear

    Soy la señorita Rachear desde EE.UU. y todo el agradecimiento de mi corazón se lo agradecerá Dr.Thomas que salvó mi linaje familiar con aceite de cáñamo y Delta9 que se vendió por nosotros.

    Dr.Thomas , usted es el mejor , como en el tratamiento , mi esposo es sano y ahora ha empezado a trabajar y él es feliz y fuerte .

    Mi marido es muy cariñoso conmigo ahora todo en su aceite de cáñamo .

    Dr. Thomas Dios nunca abandona a usted, él será el primero y el mejor en lo que estás haciendo. Gracias por salvar a mi familia que tenía cáncer corriendo por nuestras venas , ahora estamos sanos y muy feliz. Muchas gracias much.Thank usted Dr. Thomas .

    Usted es un milagro y Dios envió a los seres humanos. Gracias Gracias .

    Por favor, póngase en contacto con el Dr. Thomas para tratar todos los tipos de cáncer y enfermedades > thomasmedicalservice@hotmail.com

  • elratty

    medical marijuana and cannabis oil for sell
    email me for more details:neistachemical@gmail.com

blog comments powered by Disqus