27/10/10

Las adicciones tecnológicas afectan cada vez a más jóvenes ante la brecha que les separa de sus padres

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

 

 

Font: El Diario de Notícias.  22 d’octubre de 2010.
Descarrega’t la notícia original clicant aquí.

  • Los chavales de entre 15 y 17 años son los más expuestos a este tipo de dependencia

Muchos adolescentes caen en el abuso de las redes sociales y su rendimiento escolar y su personalidad se ven afectadas

La letra de la canción redes sociales del rapero Tote King no deja lugar a dudas: “Todos os lo habéis buscado, todos nos lo hemos buscado… Clínicas de desintoxicación para Internet, por favor. Rápido, urgentemente…”. Y las agrupaciones han recogido el guante. La Asociación Alavesa de Jugadores en Rehabilitación, Asajer, dedica sus jornadas de este año a abordar la problemática de las adicciones vinculadas a las nuevas tecnologías. Más concretamente, al capítulo Redes sociales y jóvenes. Ayer, sus responsables explicaron que la asociación ya ha comenzado a tratar a jóvenes enganchados al Facebook, al Tuenti o al Twitter, la mayoría de ellos con edades entre los 15 y los 17 años. “Las redes sociales no solo tienen aspectos negativos, también tienen cosas muy positivas. Lo malo llega cuando se cruza la línea y se convierten en una adicción”, señala Ana Herrezuelo, de la citada asociación.

“El dominio público es dueño de tus asuntos”, canta el rapero sevillano para advertir de los peligros asociados al abuso de las redes sociales. Pero éste no es el único. “En las ludopatías el detonante es el dinero. En las nuevas tecnologías, son los estudios”, aclara Herrezuelo. El capítulo académico comienza a resentirse, llegan las malas notas, las faltas de asistencia y los padres comienzan a preocuparse. Tanto, que son ellos los que suelen dar el primer paso y quienes buscan soluciones. “Es raro que sean los chavales los que vengan a la asociación en busca de ayuda, lo normal es que vengan sus padres”, reconoce la portavoz de Asajer.

“Quiero estar en todos los lados y poner mi foto en grande y mi estado de ánimo”, continúa la letra. Pero tanto afán por lograr el don de la ubicuidad acaba, en ocasiones logrando justo el efecto contrario. Tras desatender los estudios por pasar excesivo tiempo ante la pantalla, a continuación son las actividades extraescolares las que se resienten. Los adolescentes que se enganchan a la red social dejan de practicar deporte, de acudir a los entrenamientos, de ver a sus amigos… Comienza un proceso de reclusión en el hogar, frente al ordenador que suele acabar en conflicto, generalmente con los progenitores.

“Los padres suelen darse cuenta tarde de que existe un problema y, en consecuencia, no actúan a tiempo. Cuando finalmente reaccionan, acostumbran a apagar el ordenador y las peleas aumentan. Al final, muchos de ellos tiran la toalla y les dejan hacer lo que quieran con tal de tener la convivencia en paz. Confían en que se les pase con el tiempo y muchos de ellos aciertan porque el factor de la novedad también pesa, pero otros no”, relata Idoia Axpe, presidenta de Asajer.

Lógicamente, la gran mayoría de los usuarios de Facebook, Tuenti y Twitter hacen un uso responsable de las redes sociales y de los ordenadores en general a pesar de que les dediquen más tiempo del recomendable, pero siempre hay un porcentaje de la población que tiende al comportamiento excesivo y, lo que es peor, a no reconocer que tiene un problema de adicción. “Abandonan progresivamente las relaciones personales -apunta Herrezuelo-, tanto con los amigos como con la familia. Reaccionan de forma tensa y conflictiva si se les dice que apaguen el ordenador. Tienen la autoestima baja, irritabilidad, nerviosismo…”.

Uno de los inconvenientes de esta “adicción electrónica” es que los padres, que son quienes generalmente pagan las cuotas de la conexión a Internet, se encuentran “perdidos” en la dimensión tecnológica. Algo que, a juicio de Idioa Axpe, no debe atemorizarles. “Los chavales no son tan expertos en tecnologías como quieren hacer creer a sus padres y ellos tampoco tienen que serlo. La única diferencia entre ambos mundos es que los jóvenes han convivido con ordenadores desde el momento de su nacimiento y sus padres no”, asegura. Para ilustrarlo de una manera más sencilla, la presidenta de Asajer establece un paralelismo. “La educación no cambia. Lo mismo que se les enseña quiénes son sus verdaderos amigos en la vida real, se puede hacer en Internet. Si se les ha dicho que no hablen con desconocidos ni cojan cosas de ellos, tampoco deben hacerlo en la Red. Se les educa para que no insulten a la gente y deben actuar exactamente igual en las redes sociales. Hay que funcionar como en el resto de las situaciones. Se establecen unos horarios y se concretan los sitios en los que pueden entrar y en los que no”, explica.

A pesar de la barrera generacional y de que muchos de los padres se sientan anclados en la “edad analógica”, las responsables de Asajer les recomiendan que se sacudan el miedo escénico de encima y que planteen medidas de prevención. Si el problema ya está en casa, afirman que es necesario “establecer una distancia entre el menor y el ordenador”. Reconocen que es difícil, pero se trata de establecer “pautas claras de uso” del aparato, algo para lo que previamente los chavales han de desarrollar una conciencia propia de lo que pueden y no pueden hacer. “Es duro, pero hay que hablar y negociar mucho”, señalan.

Precisamente debido a lo difícil que le resulta a un padre enfrentarse a este tipo de situaciones, las portavoces de Asajer reconocen que también hay que trabajar con ellos, aunque claro está, con criterios diferentes. En muchos casos se trata de que los dos envíen el mismo mensaje a los hijos, ya que una de las figuras suele ser más tolerante que la otra y los chavales se aprovechan de ello. También están las parejas separadas y divorciadas, que ofrecen a los hijos dos áreas diferentes de convivencia. Ambas con ordenadores y con conexión, pero con reglas distintas de juego.

Aunque existen vías para acabar con esta dependencia vitual, es preferible abogar por la responsabilidad paternal en forma de educación preventiva. “Yo tambien fui asi, pero rehabilité mi cabeza y flipé cuando supe usar la Red”, acepta Tote King en su canción.

Expertos analizan en Vitoria los riesgos asociados a las redes sociales

Una primera sesión dedicada al diagnóstico y otra encaminada a los posibles conflictos derivados de su uso. Se trata de no caer en el alarmismo gratuito, sino de conocer de primera mano en qué consisten las redes sociales y de saber el motivo que las ha hecho tan populares en tan poco tiempo.

Sobre todo entre los adolescentes. La Asociación Alavesa de Jugadores en Rehabilitación, Asajer, celebrará los días 18 y 19 de noviembre en el Palacio Europa sus IV Jornadas sobre Adicción al Juego y las Nuevas tecnologías, que este año se centrarán en “los jóvenes y las redes sociales”. Más del 45% de los adolescentes de más de 14 años navega por Internet y, de ellos, más del 50% tiene cuentas en redes sociales, fundamentalmente Tuenti y Facebook. Un 71% asegura que la usan para comunicarse con sus amigos y el resto para compartir hobbies.

Tal y como anunció ayer la presidenta de Asajer, Idoia Axpe, el programa está compuesto por múltiples conferencias y mesas redondas en las que expertos pertenecientes a diferentes ámbitos relacionados con las nuevas tecnologías ofrecerán su punto de vista y sus experiencias personales. El jueves 18 de noviembre, la propia presidenta, flanqueada por la directora vasca de Drogodependencias, Celina Pereda, y por el concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Vitoria, serán los encargados de inaugurar el congreso.

Pablo Pérez San José, del Instituto de Tecnologías de la Comunicación, Inteco, ofrecerá la primera charla titulada Diagnóstico sobre la seguridad y privacidad de los menores en las redes sociales. Posteriormente, se abrirá una mesa de debate sobre este mismo asunto en la que tomarán parte Lidia Parra en representación de la Fundación CTIC, Ana Herrezuelo de Asajer y los cibermanagers del Colegio Santa María de Portugalete y la Asociación Pantallas Amigas.

Por la tarde, dos charlas más completarán el programa. la primera, a cargo de Miguel Ángel Casado, investigador de EU Kids Online II, versará sobre Menores y redes sociales:nuevas oportunidades y viejos peligros, mientras que la segunda, ofrecida por Carlos González, coordinador de People&Videogames, llevará por título Videojuegos en las redes sociales, oporunidades y amenazas.

La mesa redonda del viernes, que contará con la asistencia del director de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Iñaki Vicuña, un representante de la sección de delitos informáticos de la Ertzaintza y la abogada de la Asociación de Internautas Ofelia Tejerina, tratará sobre la protección de datos personales en las redes sociales.

Más tarde, Laura Guillot, de AEDAPI, dará un conferencia sobre las Apuestas en las redes sociales.

Tags de l'article:

Etiquetes: ,
Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials:
blog comments powered by Disqus