24/5/11

Monaguillos antes que frailes

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

Article de Quim Monzó.
Font: La Vanguardia. 20 de maig de 2011.
Accedeix a la notícia original clicant aquí. Via Perifèrics.

  • Si Fernández Díaz entra en el gobierno municipal de Barcelona, cada familia tendrá un kit antidroga

Estoy totalmente a favor de la iniciativa de Alberto Fernández Díaz, candidato a la alcaldía de Barcelona por el PP, de facilitar a los padres kits para que hagan a sus hijos controles antidroga como Dios manda. Se ha acabado todo eso de rebuscar a escondidas en los bolsillos de sus pantalones y de sus chaquetas, en busca de restos comprometedores: briznas de hierba, leves polvillos blancos, mínimas piedrecitas envueltas en papel de aluminio, billetes enrollados, tarjetas de crédito, carnets de bar con los bordes persistentemente blancos… Todo eso será pronto agua pasada si Fernández Díaz llega al gobierno municipal. Si no llega, tendremos que continuar como hasta ahora. Sin embargo, si los designios divinos se hacen realidad, Barcelona será una maravilla: no habrá ninguna familia sin su kit. Imprescindible para cuando el niño vuelva a casa a las 9 de la mañana, tras una noche movidita.

(Ruido de la llave en la cerradura. Cara de sorpresa del chico cuando ve a sus padres en el recibidor.)
–Hola… ¿Qué hacéis aquí?
–Ya lo ves, esperarte.

(El chico traga saliva e intenta arreglarse un poco el pelo.)
–Creía que, como hoy es domingo, aún estaríais en la cama, durmiendo.
–Pues no; ya ves que no.
–¿Pasa algo?
–Pues pasa que, hace unos días, el alcalde Fernández Díaz nos envió este kit de control antidroga y…
–Pero, ¿qué os enrolláis…?
–Fernández Díaz es el primer político que cumple sus promesas electorales. Prometió que, si ganaba, daría un kit de control antidroga a cada familia barcelonesa y, efectivamente, todas las familias barcelonesas tenemos, ya, un kit antidroga. Ven para acá, niño.

Fernández Díaz lo anunció anteayer, miércoles, en un acto en Trinitat Vella, un barrio tan castigado por el tráfico de drogas que hay en ciertas calles que los vecinos han creado una coordinadora para intentar luchar. El alcaldable dice también que cerrar el supermercado de droga de Can Tunis fue un error de consecuencias nefastas, y que, si él manda, actuará contra los narcotraficantes con mano dura. Además, quiere cerrar las narcosalas que hay en el edificio del Baluard, en las Drassanes, y en el Vall d’Hebron, y llevarlas a lugares alejados del núcleo urbano. Y el programa de Fernández Díaz para luchar contra la droga no se acaba en estas propuestas. Quiere también que, en los colegios, cuando a los niños les hagan revisiones médicas, pasen también controles antidroga. Pero, en cualquier caso, el control habitual –diario o semanal– estará en manos de los padres. Y todo gracias al kit Fernández Díaz, una iniciativa ejemplar que sólo tiene un problema: ¿y si un día nuestros hijos nos proponen utilizarlo también con nosotros y, como negarse seria sospechoso, descubren todo lo que nos metemos?

Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials: