18/12/07

Suspesos en alcohol i conducció

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

Detenidos 700 conductores ebrios tras la entrada en vigor del nuevo Código Penal.

Font: La Vanguardia. 18 de desembre de 2007.

Los conductores españoles no acaban de asumir que beber alcohol y conducir son dos tividades incompatibles. Al menos eso dicen algunos de los datos que sirven para valorar la influencia del alcohol en la siniestralidad.  

Mientras las grandes cifras de mortalidad en carretera arrojan saldos más que esperanzadores y las velocidades medias descienden desde el 2004, varios indicadores de siniestros relacionados con la alcoholemia evolucionan en sentido contrario. Comolos positivos entre los conductores que se vieron involucrados en algún accidente durante el año pasado, un 6,7% frente al 5,5% de dos años atrás. O como los más de 700 conductores que han sido detenidos por cometer un delito contra la seguridad en el tráfico al excederse en el consumo de alcohol desde que entró en vigor la reforma del Código Penal, el pasado 2 de diciembre.

Y eso que en estas dos semanas no han cesado las advertencias al respecto a través de los medios de comunicación. Si la ituación no se frena, cada año podrían terminar en los juzgados más de 14.000 conductores. Durante el 2006 fueron detectados en las carreteras españolas más de 94.000 personas que excedían la tasa máxima autorizada al volante. Unos 82.000 lo fueron en controles preventivos.

Controles como el que sirvió para sancionar al joven de 29 años que el pasado domingo atropelló mortalmente a un hombre en la urbanización La Torre de Claramunt (Barcelona). Los Mossos lo pararon, a primera hora de la mañana, y, tras comprobar el positivo, lo denunciaron e inmovilizaron el vehículo, que más tarde retiró otra persona. Lo que no pudieron prever ni evitar los policías catalanes es que horas más tarde, después de seguir bebiendo, volviera a ponerse al volante y atropellara a un matrimonio que caminaba junto a la carretera: segó la vida del hombre, de 59 años, e hirió a su esposa. No pudieron evitarlo porque en el primer test su tasa de alcohol era superior a la máxima autorizada pero no alcanzaba el límite a partir del cual se considera delito. Esto es, en un primer momento cometió tan sólo una infracción. Una de tantas como se denuncian cada noche y cada madrugada. Y es que en Catalunya algunos índices de alcoholemia, ligeramente por encima de los nacionales, también evolucionan negativamente. Como los análisis toxicológicos  que anualmente se realizan a los conductores fallecidos en accidente: en el 2004, un 31,6% había tomado alcohol o bebidas alcohólicas mezcladas con alguna otra droga; el año pasado el porcentaje ascendía hasta el 40%, a pesar de existir una circunstancia nada desdeñable de por medio como es la entrada en vigor del carnet por puntos.

El último trabajo comparativo entre los diversos países europeos sobre la accidentalidad relacionada con la ingestión de alcohol, realizado por el European Transport Safety Council este mismo año, situaba a España en el último lugar. Esto es, donde la evolución había sido peor entre 1998 y 2005. Las autoridades no son ajenas a la situación y por eso se está realizando un esfuerzo en multiplicar los controles preventivos. Los más de 3,86 millones de test practicados durante el año pasado duplicaron a los que los agentes de tráfico llevaron a cabo en el 2002. Y aun así, España está entre los países que menos realizan en proporción a su censo de conductores. La UE recomienda como óptimo para nuestro país la ejecución de entre 7 y 8 millones de pruebas anuales.

Per a descarregar-te la notícia original clica aquí.

Tags de l'article:

Etiquetes: , , , , ,
Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials:
blog comments powered by Disqus