25/5/10

Un 23% de los jóvenes encuestados afirman haber montado en moto después de un botellón

         Compartir: Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir

 

 

 Estudi de: Meneses, C. et al. Adolescencia, consumo de drogas y comportamientos de riesgo: diferencias por sexo, etnicidad y áreas geográficas en España. Trastornos Adictivos, vol. 11, nº 1, págs. 51-63.
Font: Centro de Documentación de Drogodependencias. Abril de 2010. Núm 172. Pàg. 6.
Accedeix a l’article original clicant aquí (cfr. pàg. 7) 
 

La adolescencia es una etapa evolutiva en la que algunos adolescentes pueden desarrollar patrones de comportamiento de riesgo que pueden tener repercusiones negativas en su bienestar y su salud futura. Los datos de este estudio muestran la importancia del desarrollo de programas de prevención de conductas de riesgo que tengan en cuenta el sexo y la etnia a la que pertenecen los adolescentes.   

Meneses, C. et al. Adolescencia, consumo de drogas y comportamientos de riesgo: diferencias por sexo, etnicidad y áreas geográficas en España. Trastornos Adictivos, vol. 11, nº 1, págs. 51-63. 

El presente estudio tiene como principal objetivo examinar y describir el alcance de los comportamientos de riesgo –consumo de  drogas, violencia, seguridad vial y relaciones sexuales– en la población adolescente de tres comunidades autónomas –Andalucía, Madrid y País Vasco–. Las variables de sexo y etnia se analizan con especial interés, ya que, según los autores, podrían explicar este tipo de conductas entre los adolescentes. El estudio ha contado con la participación de 4.000 estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria.  Aunque la muestra es de gran tamaño y de diferentes CC.AA., una de las limitaciones de la investigación es que el grupo de adolescentes del País Vasco no es representativo, debido a una baja tasa de respuesta. 

La muestra se compone de jóvenes de 12 a 19 años, de los que nueve de cada diez habían nacido en España y dos de cada diez presentaban una situación económica familiar con problemas o muchas dificultades para llegar a fin de mes. Del total de participantes, un 77% se autoidentificaron con ‘blancos’, frente a un 16,6% que se definieron como pertenecientes al grupo ‘otros’. Todos los participantes cumplimentaron en el aula un cuestionario compuesto por 57 preguntas que versaban sobre características sociodemográficas, comportamientos y situaciones de riesgo relacionados con el uso de drogas, la violencia, las relaciones sexuales, la seguridad vial y los trastornos de la alimentación. 

En relación al tabaco y el alcohol, los datos de este trabajo muestran tasas de consumo inferiores a las de otros estudios. Sin embargo, es interesante señalar las diferencias significativas por sexo y etnia encontradas en ingesta de alcohol. En esta investigación, las chicas (32%) manifiestan haberse emborrachado en mayor medida que los chicos (25,9%), y lo mismo cabe decir del grupo de ‘blancos’ en comparación con el de ‘otros’. En lo que respecta al consumo diario de tabaco, son también las chicas (11,3%) las que presentan porcentajes más altos en consumo diario, en comparación con los chicos (7,4%). Por otra parte, los datos sobre cannabis y otras drogas ilegales arrojan consumos inferiores a los de otros estudios a escala nacional. En esta línea, no hay diferencias señalables en consumo de cannabis por sexo, pero sí por etnia, siendo los jóvenes del grupo de ‘otros’ los que registran mayor consumo. Por áreas geográficas, se pueden apreciar diferencias significativas entre las CC.AA. con muestras representativas, siendo mayor el consumo de esta droga en Madrid que en Andalucía. 

Entre los resultados del estudio, los autores destacan los comportamientos de riesgo relacionados con la conducción de ciclomotores y el consumo de alcohol u otras drogas. En este sentido, cuatro de cada diez jóvenes encuestados manifiestan haber ido a mayor velocidad de la permitida y un 18% afirman haberse retado en la carretera. Además, un 7% dice haber montado, alguna o muchas veces, en motocicleta después de haber consumido alcohol, y el 4,5% indica haber consumido hachís u otras drogas antes de conducir. Estos comportamientos de riesgo fueron realizados en mayor medida por varones y por el grupo de autoidentificación étnica calificado como ‘otros’. Teniendo en cuenta estos últimos datos, los autores preconizan que las conductas de inseguridad vial y el consumo de alcohol u otras drogas requieren de especial atención en los programas preventivos. Con todo, sostienen que, en general, los datos obtenidos son coherentes con otros estudios y subrayan la necesidad de profundizar en el estudio de las diferencias por sexo y etnia. Igualmente, se apunta que estos resultados no pueden deberse solamente a características individuales o de personalidad, sino que otras variables pueden explicar las diferencias encontradas. Así, los autores sugieren la puesta en marcha de estrategias y programas de prevención que atiendan la diversidad cultural y sean más eficaces en contemplar las diferencias de sexo y etnia.

Tags de l'article:

Etiquetes: ,
Utilitza l'enllaç curt per les xarxes socials:
blog comments powered by Disqus